/
estás leyendo...
Viaje del Héroe

Descubriendo el Mito del Viaje del Héroe

Hace cuatro años, cuando estaba investigando y redactando mi tesis de investigación en la Universidad John Moores de Liverpool, sobre el Proceso de Despertar de la Conciencia, me topé con referencias a Joseph Campbell y el viaje del héroe. Por aquel entonces nunca había oído hablar de este tema y lo poco que puede leer referenciando tuvo un gran impacto sobre mí. Así que no tardé en volver a la biblioteca de la Universidad a buscar el tan citado libro “El Héroe de las Mil Caras. Psicoanálisis de un Mito“, publicado en el 1949!.

Fueron dos los aspectos que más me impactaron: primero, que los resultados de mi investigación, relacionados con una síntesis de entrevistas sobre un gran espectro de áreas acerca del proceso de despertar y transformación de la conciencia, encajaban muy bien dentro del proceso que describe el viaje del héroe; y segundo, que veía mi vida reflejada en ese viaje arquetípico, dándome fuerza y valor para seguir adelante en mi andadura y a la vez, me hacía sentir conectado y formando parte de algo invisible pero muy real.

Tras terminar en el 2008 mis estudios de postgrado en el extranjero, regrese a mi ciudad natal, Barcelona, para iniciar varias andaduras poco corrientes, las cuales llamaría aventuras, porque contienen todos los ingredientes del viaje del héroe. Desde entonces he ido profundizando cada vez un poco más en la naturaleza del viaje, aunque mi antención ha estado puesta más en la vivencia que en el análisis de la experiencia. Es ahora cuando estoy prestándole más atención.

No ha sido hasta principios del 2011 que, debido a una necesidad personal, no he sentido el deseo de profundizar mucho más en este viaje, accediendo a otros puntos vista, a adentrarme en materias directa o indirectamente relacionadas y por tanto, a ampliar mi conocimiento al respecto. Este blog, los talleres y conferencias son el resultado de tal necesidad.

El viaje del héroe es la historia común de aquellos que emprenden un viaje en busca de un sentido más trascendente para sus vidas; de aquellos que necesitan y se atreven a ir más allá de los límites; de aquellos que se atreven a saltar al vacío, aquellos que renuncian a mayor bienestar físico por mayor integridad moral y humana; es la historia de aquellos que se atreven a cuestionar su realidad, su entorno y lo percibido como lo normal; aquellos que necesitan compartir con su entorno, con el mundo, algo que descubren en beneficio de todos; aquellos que se atreven a experimentar en si mismos más allá del rango conocido de experiencias humanas, para regresar y ampliar las posibilidades sobre el potencial humano; aquellos que se atreven a pensar y sentir diferente, a sacar una mano, un brazo, un pie y una pierna de la caja que limita su realidad para descubrir nuevas posibilidades vitales; aquellos que son tildados de locos, de raros, de diferentes, de incomprendidos, aquellos que se atreven a manifestar su verdadera naturaleza, aquellos que se atreven a ser ellos mismos. En definitiva, aquellos que se atreven a manifestar su verdadera naturaleza divina y brillar como lo hace el sol sin miedo al qué dirán o a incomodar a otros en su mediocridad.

Este es un texto de Marianne Williamson que ha sido citado ampliamente porque fue leído por Nelson Mandela en una ocasión señalada:

“Nuestro miedo más profundo no es a ser incapaces. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos más allá de toda medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos atemoriza. Nos decimos a nosotros mismos: ¿quién soy yo para ser brillante, genial, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quiénes somos nosotros para no serlo? Tú eres un hijo de Dios.

El hecho de hacer pequeño no sirve al mundo. Nada hay de iluminación en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor. Todos tenemos que brillar como hacen los niños. Nacimos para manifestar la gloria de Dios que llevamos dentro. Y no está sólo en algunos de nosotros, está en todos. Cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente damos permiso a los demás para que hagan lo mismo. A medida que nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros.

(A Return to Love: Reflections on the Principles of “A Course in Miracles”, 1992) extraido del Libro: Viaje del Héroe de R. Dilts y S. Gilligan (pág. 109-110).

El Viaje del Héroe es también conocido como el Monomito, ya que es una historia arquetípica, un patrón de comportamiento que se repite no importa la época o la cultura. Fue el mitólogo e historiador Joseph Campbell quien primero habló de este patrón en los años 40 del S. XX. Tras su extensa investigación, viajes y estudio alrededor del mundo, conociendo las mitologías de cada pueblo y cultura, observó que existía una historia común a todos esos relatos. Esta historia es el patrón del viaje del héroe y está constituida por tres fases principales:

  • La Separación o la partida
  • La Iniciación – aprendizaje
  • El Retorno – el regreso

Este patrón de tres se enmarca en 17 etapas por las cuales el héroe transcurre hasta llegar a integrarse con los dos mundos, en el de las sombras y en el de la luz, ya que comprende que ambos forman parte de la misma realidad. Pero para llegar a ese estado, el héroe atraviesa y debe enfrentarse a numerables retos adquiriendo con cada etapa mayor conocimiento de si mismo y de la realidad.

Me gustaría comentar brevemente cada una de estas 17 etapas:

LA SEPARACIÓN:

La Llamada

Momento en el que recibimos una invitación para empezar o iniciar un nuevo proyecto, una nueva aventura sea cual sea. La invitación puede venir a través de un heraldo (una persona que nos comunica algo), o la vida misma que a través de ciertas circunstancias nos llama a cambiar algo en nuestras vidas o aventurarse a experimentar algo nuevo.

El Rechazo a la Llamada

Es muy típico que como mecanismo de defensa desconfiemos, dudemos, negemos nuevas posibilidades, y si es así, nos perdemos la oportunidad de evolucionar y crecer a través del enriquecimiento que conllevan nuevas experiencias. El rechazo a la llamada es común, debido al miedo, pero cuando superamos ese miedo inicial, aceptamos la llamada entrando así en un nuevo viaje.

Es importante recordar aquella frase de Maslow que viene a decir que si pretendemos ser menos de lo que podemos llegar a ser, nos garantiza que seremos profundamente infelices.

Ayuda Sobrenatural

Antes de iniciar la aventura en si misma, el futuro héroe suele encontrarse con una figura protectora que de algún modo vela por él. Además suele recibir ayudas manifestadas de múltiples formas. Desde mi experiencia, este tipo de apoyos suelen llegar a nuestras vidas de forma sincrónica, en otras palabras, por coincidencias no casuales.

El Cruce del Primer Umbral

De acuerdo con Campbell, el umbral marca para el héroe la división entre el mundo familiar y conocido por el desconocido. Atravesar el umbral marca el inicio de la aventura, además, esconde un misterio de transfiguración y transformación. Lo cual significa que nosotros y nuestra vida se transformarán en el momento que vivimos en el mundo desconocido.

Ante tal umbral existen guardiantes que vlean por la entrada. Generalmente estos guardianes pueden ser representados por nuestro miedos, dudas y temores. Podemos encarnar a cada uno de nuestros temores con una figura, ésta será la que impedirá que traspasemos al otro lado del umbral. Sólo cuando encaramos tal miedo con determinación a superarlo, podremos atravesar.

El Vientre de la Ballena

En ocasiones el héroe debe morir para pasar el umbral. El paso al mundo desconocido trae en sí mismo una metamorfosis de la conciencia del héroe ya que como indica Campbell, “el horizonte familiar de la vida se ha sobrepasado, los viejos conceptos, ideales y patrones emocionales dejan de ser útiles”.

¿Quién soy entonces?. Si hasta ahora era en función de esos esquemas de la realidad y la mayoría por no decir todos, se han venido abajo, ¿quién soy?

Una profunda crisis interna por falta de referentes, en la que la realidad se ve completamente transformada y se produce una desorientación importante en el héroe. La confusión, el miedo, la destrucción de las estructuras que sustentaban la realidad se vienen abajo y ello conlleva una muerte.

LA INICIACIÓN:

El Camino de las Pruebas

El camino de las pruebas representa el proceso de “purificación del yo”, mediante el cual se produce un proceso de disolución, de trascendencia, o de transmutación de las imágenes infantiles de nuestro pasado personal. En otras palabras, mediante las pruebas que el escenario de la vida nos pone, podemos transformarnos como personas. Este proceso es el proceso de individuación e integración de las diferentes partes de nosotros mismos que están separadas de nuestra identidad, los contenidos de nuestra sombra que requieren emergen a la superficie para ser integrados en nuestra consciencia.

Para que esto pueda tener lugar, es precisa la sanación de las heridas emocionales y espirituales que llevamos con nosotros. La sanación de esas heridas nos permite recuperar energía y poder interior para hacer lo que tenemos que hacer en la vida. Existe una correlación entre esas heridas y los talentos que podemos poner a disposición del mundo.

Tales pruebas pueden manifestarse a través de algunas de las siguientes circunstancias:

  • La salud (enfermedades)
  • Poder político, mediático, económico
  • Pérdidas familiares, económicas, etc.
  • Cambio de ubicación geográfica
  • Relaciones con otras personas, conflictos a resolver con ellas
  • Creación de proyectos y nuevas andaduras
  • Pruebas espirituales
  • Tentaciones de todo tipo
  • Un entorno político-económico-social desafiante…

El Encuentro con la Diosa

Lo femenino representa simbólicamente todo lo que puede conocerse, y representa el matrimonio místico, el encuentro con lo más sagrado. El encuentro con la Diosa representa la realización de que nosotros y nuestro opuesto somos uno. Es el encuentro con el bien y mal, el odio y el amor, la destrucción y la construcción, dos facetas que forman parte de la misma esencia del Todo.

Una manera de representar este encuentro con la imagen de la Diosa Kali, la destructora. Por un lado la energía femenina gesta vida, es creadora, cuidadora y protectora, pero a la vez también puede ser destructora y aniquiladora de vida. El encuentro con esta faceta destructora nos hace entender que ambas son las dos caras de una misma moneda.

La Mujer como Tentación

Como parte de esta etapa, la vida nos tienta de diferentes maneras para probar nuestra fortaleza interior. En este caso me gusta poner las tentaciones de Jesús y de Buda para ejemplificar el tipo de tentaciones.

Las 3 tentaciones de Jesús (en el Evangelio de San Mateo 4:1-11):

Tras 40 días en el desierto, el diablo se aparece ante Jesús y le tienta tres veces:

  • La primera tentación: como que tiene hambre le dice que convierta tres piedras en pan – en este caso la tentación está en utilizar los recursos y capacidades únicamente en beneficio propio.
  • La segunda tentación: consiste en tirarse por un precipicio y demostrar que no le ocurre nada – aquí sería una manifestación pública del propio poder.
  • La tercera tentación: el diablo le pide que le rinda homenaje para conseguir la gloria obteniendo poder político, económico, social y religioso.

Las 3 tentaciones de Buda:

Tras varios días meditando bajo el árbol de Bodi, Buda se enfrenta a Mara, su equivalente al diablo para la religión cristiana.

  • La primera tentación: Mara envía a sus sensuales hijas  – tentación sexual, la lujuria.
  • La segunda tentación: Mara envía calamidades climáticas – el miedo a la autodestrucción.
  • La tercera tentación: Mara le dice a Buda que no regrese al mundo porque nadie le entenderá, y por tanto no vale la pena enseñar – tentación a la razón, “nadie entenderá la experiencia de la iluminación”. Es la tentación del rechazo al regreso (que veremos en una fase posterior del viaje del héroe).

La Reconciliación con el Padre

Esta es una de las piedras angulares del proceso del viaje del héroe, ya que con ella asumimos la autoridad interna. El héroe debe pasar al mundo adulto dejando atrás la posición de hijo y convertirse en padre; postura que conlleva una posición adulta, de control del curso de la propia vida, de independencia y de autoridad. Dejar atrás la culpa generada por el miedo a las faltas cometidas hacia al padre y las represalias que éste podría llevar a cabo contra el héroe. Básicamente el miedo al castigo.

El posicionarse a la misma altura que el padre, tanto biológico, como Divino o Cósmico, hace que el miedo al castigo se desvanezca. Ya no es una figura que está por encima, sino que se ha convertido en él. Es la plena asunción de la propia soberanía, de responsabilidad

En esta evolución del héroe hacia la figura del padre, puede encontrarse con alguna figura de autoridad que se sienta amenazada por la ascensión de éste a su rango o también puede verse ayudado por éste para ascender.

La Apoteosis y la Gracia Última

Joseph Campbell considera la Apoteosis de la Gracia Última como etapas separadas, pero personalmente las veo muy similares ya que una implica la otra. Es como una repetición una de la otra así que las contemplo como una única.

Esta última fase de la iniciación, es el punto desde el que el héroe comprende la vida, la muerte y a sí mismo. Ha atravesado los últimos terrores de la ignorancia y por tanto accede a un estado de conciencia superior, al estado de la mente de Buda. Esto podría traducirse en el momento en el que el héroe consigue:

  •  Consigue un elixir (un descubrimiento científico en forma de producto)
  •  Experimenta una comprensión profunda de algún aspecto de si mismo o de la vida
  •  Realiza algún descubrimiento científico que puede beneficiar al mundo
  •  Alcanza un grado elevado de conocimiento y sabiduría

EL REGRESO: 

El Rechazo al Regreso:

Cuando uno ha realizado en si mismo ciertas verdades, ha llegado a cierto estado de conciencia y bienestar interno lo último que suele querer es volver al mundo denso y complicado que nos aparta de ese estado de plentiud.

Suele manifestarse de agluna de estas maneras:

  • no interesarse por lo que ocurre en el mundo,
  • no relacionarse con personas que no estén al mismo nivel
  • quedarse apartado de la sociedad
  • no compartir lo descubierto con la sociedad

El Vuelo Mágico

En ocasiones el héroe regresa con la ayuda de un protector, alguien que nos acoge en el regreso. En este caso sería alguien que nos introduce de nuevo en el mundo normal, presentándonos personas, lugares y favoreciendo circunstancias para nuestra reintegración.

El Rescate desde el Mundo Normal

Otras veces el héroe necesita ser rescatado desde el mundo normal para poder volver. En este caso, el héroe no puede volver por si mismo y necesita la ayuda.

El Curce del Umbral

Con el regreso al mundo normal, el héroe debe curazar de nuevo otro umbral, es el umbral que nos devuelve al mundo de las sombras.

Es interesante también analizar los retos que conlleva este regreso, uno se pregunta cosas como:

  • ¿Cómo enseñar lo que ha aprendido uno en el viaje?
  • ¿Cómo dar en el lenguaje del mundo información que proviene de otras realidades?
  • ¿Cómo explicarle al mundo que nos rodea lo que hemos aprendido sin morir en el intento?
  • ¿Cómo explicar cierta información para que sea fácilmente comprensible, para que pueda llegar a ser aceptable y pueda provocar una transformación en el individuo?
  • ¿Cómo compartir lo que hemos aprendido sin perder la paciencia, la tolerancia, el respeto al libre albedrío?
  • ¿Cómo mantener nuestra fe en un mundo de escépticos?

Además de estos retos, tenemos el reto por excelencia del resgreo, EL APEGO A LA VERDAD. En palabras de Campbell, “no dejarse atrapar por el tesoro, por el mensaje, por lo conquistado; en definitiva, no dar nunca la aventura por concluida”. La palabra viva puede facilmente convertirse en dogma, en letra muerta ya que se desconecta de la experiencia. Suele ocurrir que el héroe pronto se anquilosa, pierde su fuerza, enfangándose en el mundo de las sombras y de la cotidianidad. Es entonces cuando el héroe pasa de salvador a tirano que ha olvidado su destino, al final se ha convertido en el ogro contra el que luchó.

La libertad suprema es el desapego supremo y la meta final de toda aventura

Maestro de dos Mundos y Libre para Vivir

En esta ocasión ocurre lo mismo que con la Apoteosis y la Gracia Última, realmente no veo diferente entre ambas etapas a pesar de que Campbell las considera separadas. Ser Maestro de dos mundos, poder vivir en el mundo de las sombras y en el de la luz nos hace libres para vivir, por tanto personalmente lo veo como una única y final etapa.

El maestro es el héroe que pertenece a los dos mundos y se mueve por ambos como si fuese uno. Esta es la libertad absoluta en la que el héroe, el hombre, nosotros mismos nos reconciliamos con la muerte y por lo tanto con la vida. En definitiva, la finalidad del héroe es la reconciliación total no sólo consigo mismo sino con la colectividad y con el mundo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: